martes, 25 de agosto de 2009

Ganesh Chaturthi en Ceuta


La comunidad hindú de Ceuta celebra estos días el nacimiento del Dios Ganesh. Deidad que adquiere vida y energía en el salón de una casa a modo de templo hasta que es sumergida en el mar junto con todos los males.

Precisamente estos últimos han sido los encargados de insuflar color y alegría con sus cánticos a las calles de la ciudad autónoma. Y el motivo, la celebración delnacimiento del Dios Ganesh, festividad también conocida como Vinayaka Chaturthi.Estos días se relacionan en esta pequeña ciudad norteafricana, de escasos diecinueve kilómetros cuadrados y poco menos de 80.000 habitantes, con el final de las vacaciones o con el arranque de una de las fiestas religiosas más importantes en Ceuta, el Ramadán. Y es que la religión musulmana es la segunda con más fieles detrás de cristianismo y seguida de judaísmo e hinduismo.

Esta deidad llegada desde la India renace en casa de una familia hindú, lugar que se convierte en templo improvisado durante unos días. Allí todos los asistentes dan vida, energía a la figura con forma de elefante y cuatro brazos por medio de cánticos, velas, frutos secos y dulces hechos para la ocasión.

Pasear por esta ciudad enclavada en la orilla sur del estrecho de Gibraltar puede conllevar sorpresas. Agradables y cuanto menos curiosas al ojo de quien no está acostumbrado a verentrar un Dios hindú en una iglesia cristiana para presentar sus respetos y hacer una ofrenda a la madre y patrona de esta tierra, la Virgen de África.

Sin embargo, ésta no es la única señal de respeto y convivencia. En la celebración de todos los actos que estos días ha llevado a cabo la comunidad hindú de Ceuta se puede apreciar la presencia de personas de otros credos que también quieren formar parte de una fiesta que es protagonizada en muchas ocasiones por amigos y conocidos.

Y todo ello hasta el acto culmen, el momento en el que el Dios Ganesh se sumerge en el mar Mediterráneo frente a la costa ceutí. Una vez en las profundidades marinas la esfinge se disuelve como símbolo del adiós a todos los males y penas gracias a un material especial con el que está realizada.

Todo un día festivo en el que el Dios Ganesh bendice no sólo a la comunidad hindú, ya que ésta también pide en esta celebración alegría, salud y fortuna para todos los habitantes de Ceuta. Esa ciudad única, diferente, peculiar...

... Y al caer el sol, último rezo y final del ayuno para los musulmanes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.