miércoles, 11 de noviembre de 2015

El Diwali: de los comercios al Templo

Los primeros hindúes se instalaron en Ceuta en el año 1892, aunque con anterioridad ya venían para comerciar. La festividad se celebraba en los bazares.

Aunque la esencia de la celebración del Diwali se mantiene año tras año, los hindúes han ido cambiando su forma de festejarlo. En sus orígenes en la ciudad, la celebración se llevaba a cabo principalmente en los comercios, ya que no existía el Templo, en torno al que giran los actos en la actualidad y hace posible que un mayor número de ceutíes de otras confesiones religiosas conozcan el Diwali y a la Comunidad Hindú. Tal y como explicó en declaraciones a este medio el presidente de la Comunidad Hindú, Ramesh Chandiramani, según datos del Padrón Municipal, los primeros hindúes se instalaron en Ceuta en el año 1892. Con anterioridad algunos habían venido a realizar operaciones comerciales. El primer matrimonio se estableció en la ciudad en la década de 1920, y en 1947 la presencia se hizo notable, unas llegadas que se produjeron con motivo de la independencia de la India y Pakistán. “Muchísimos matrimonios en los que el hombre trabajada en Ceuta, Tánger o Tetuán, al ver que había una independencia y que nuestra región se quedó con Pakistán, se vieron forzados a salir para la India y al año, más o menos, pues las personas que estaban trabajando aquí se trajeron a sus familias. A partir de 1947 es cuando hay muchísima más presencia porque se crean bienes y raíces dentro de la ciudad. Todo el mundo piensa volver a la India, pero los hijos han nacido y ya estamos en la quinta generación nacida en Ceuta, por lo tanto ya tenemos un arraigo muy, muy, muy importante dentro de la ciudad”, explicó, para añadir que ya sólo se piensa en volver para ir “de vacaciones o de turismo”. En los primeros años la celebración se hacía en los comercios, donde los hindúes preparaban un tapeo típico e invitaban a sus amigos. Las tiendas y las viviendas se convertían en el templo y allí se llevaban a cabo los rezos, algo que aún se realiza. Chandiramani recuerda los tiempos en que la calle Real estaba llena de bazares y los hindúes iban “de tienda en tienda” degustando las tapas y celebrando así el Diwali. Después se comenzó a hacer una fiesta parecida a la que el pasado sábado se celebró en el Parador Hotel La Muralla. Anteriormente se hacía en el ‘Caballa’ y en un restaurante que se ubicaba frente a la playa Benítez. Ahora, la Comunidad Hindú organiza un amplio programa en el que también participan las autoridades y personas de otras confesiones religiosas.

Un programa para celebrar y dar a conocer la cultura
Este año, la Comunidad ha desarrollado un programa extenso. El jueves de la pasada semana se realizó el almuerzo de mujeres de la Comunidad en el Hotel Ulises. Ya por la tarde se produjo la inauguración oficial del alumbrado ornamental, con baile de la Escuela de Danza María José Lesmes. Seguidamente, en el Templo Hindú se realizó una oración y una charla sobre el significado del Diwali. Ya el sábado se llevó a cabo en el Hotel Parador La Muralla el tradicional almuerzo, que tuvo una gran participación. En este acto, los más pequeños de la Comunidad tuvieron la oportunidad de mostrar con sus bailes lo que han trabajado en los ensayos. A partir del lunes se viene celebrando la festividad en el ámbito familiar (Dhantera) y hoy se festeja el día más importante, el Diwali.

Noticia extraída del diario el Faro de Ceuta.

domingo, 20 de septiembre de 2015

El Dios Ganesh descansa ya en el mar.

La comunidad hindú celebró ayer la ya tradicional procesión, por tierra y mar, de Ganesh. Y lo hizo acompañado de ceutíes de todas las confesiones religiosas en la ciudad que se unían, así, en uno de los momentos más importantes dentro del calendario de festividades culturales que se desarrollan en Ceuta.
El tiempo también otorgó todas las bendiciones, permitiendo que se llevara a cabo la salida procesional desde el templo hindú hasta el Muelle de España así como el acto marítimo, que contó con el apoyo de hasta 17 embarcaciones concentradas en la playa de San Amaro.
Ganesh estuvo acompañado por el calor de los ceutíes y por los bailes perfectamente coordinados por María José Lesmes, dando su bendición a todos los presentes, cumpliendo así con una cita anual esperada, querida y vivida por cada vez más ceutíes. Entre todos los presentes estaban Premi Mirchandani y su familia, que cada año organizan actos claves en el calendario ya no solo de los hindúes sino también, cada vez más, del resto. De hecho los actos tuvieron que celebrarse en el templo hindú en vez de en la casa de Mirchandani por falta de espacio. La deidad, que ha sido traída de la India, es de material biodegradable de ahí que la inmersión en el agua no cause problema alguno.


Noticia extraída del diario el Faro de Ceuta. Incluye Galería de Imágenes.

sábado, 5 de septiembre de 2015

Un Templo “con encanto y accesible”

Los turistas de la Plataforma Representativa Estatal de Discapacitados Físicos (Predif) visitaron ayer el Templo Hindú dentro de las actividades adaptadas que Servicios Turísticos, dependiente de la Consejería de Juventud, Deporte, Turismo y Fiestas, ha preparado para su estancia.
Esta entidad elige Ceuta desde hace cinco años como destino porque comprobaron que la ciudad es “accesible”, explicó Enrique Rangel, coordinador de los grupos de viaje. “Al menos la parte céntrica cumple con todos los requisitos, nunca se había programado un viaje para discapacitados aquí y desde Predif decidimos hacerlo”, prosiguió el representante.
El “encanto” de la ciudad es otro de los reclamos por los que la asociación incluye este destino en su oferta dos veces al año. “Siempre se habla de lo malo que suele pasar aquí, pero está muy lejos de la realidad. Hay mucho que ver en Ceuta”, indicó Rangel, una opinión que coincidió con la de los usuarios. Unas señas de identidad que el coordinador de viajes añadió que también están presentes en el Templo Hindú.
Ramesh Chandiramani, presidente de la Comunidad Hindú local, colabora con Servicios Turísticos en estas actividades. Los forasteros siguieron la visita guiada en este centro religioso de calle Echegaray aproximándose a sus características, inauguración y cuáles son sus deidades “ya que para muchos la cultura hindú es desconocida”. Del mismo modo, indicó este portavoz del colectivo, “hemos puesto una rampa para silla de ruedas ya que hacemos todo lo que está en nuestras manos con el fin de atenderles de la mejor manera posible”.
La visita de Predif coincidió ayer con la celebración del Nacimiento de Krishna, divulgó Chandiramani, quien respondió a cuestiones planteadas por los turistas como los motivos de la diversidad de imágenes de otras confesiones en este Templo “abierto a todo mundo”.


Noticia extraía del diario el Faro de Ceuta.